Publicidad

Salud

Oncogenes (genes que causan cáncer)


Oncogenes (genes que causan cáncer)

Adaptado para Internet de la edición impresa (Edición 296)

Los científicos han encontrado entre 20 y 30 genes con la susceptibilidad de aumentar las posibilidades de que una persona desarrolle una malignidad. Por ejemplo, ha sido identificado un gen en el cromosoma 9 que podría estar conectado con una forma común de cáncer de piel. Este gen ha sido denominado PTC.

¡Un poco de disciplina por favor!


¡Un poco de disciplina por favor!

Adaptado de la edición impresa (Edición 294) para Internet

¿Cuándo es el momento apropiado para disciplinar a un hijo? Siempre es un buen momento, dicen los expertos. La tarea empieza desde que son bebés.

No se trata solo de los adolescentes que se niegan a aceptar y cumplir las reglas de la familia. También de los niños pequeños que hacen pataletas o que tiran la comida al suelo cuando algo no les gusta. La disciplina es necesaria en la formación de los hijos y no se trata para nada de un aspecto negativo de la crianza. Al contrario, es una de las mejores cosas que se puede legar a los hijos. Ahora bien, algunos de los enfoques que funcionarían con un niño pequeño no son útiles con un adolescente rebelde. Aquí hay una guía por edades, preparada con la asesoría de la  Academia Americana de Pediatría.

Disciplina para adolescentes


Disciplina para adolescentes

De la edición impresa (Edición 294)

Pasados los 13 años, las bases de la disciplina familiar ya deben estar establecidas. El muchacho debe saber lo que se espera de él y y debe saber además que sus padres hablan en serio cuando se refieren a  las consecuencias del comportamiento inapropiado o inaceptable. Sin embargo, esto es solo el comienzo porque este es el momento en que menos se debe bajar la guardia. Tan importante como fue enseñarle cuáles eran sus límites cuando era un bebé, es enseñarle dónde están esos límites ahora.

Disciplina para preadolescentes


Disciplina para preadolescentes

De la edición impresa (Edición 294)

A esta edad los niños se pueden disciplinar con consecuencias naturales (la que se desprende directamente de una acción). A medida que maduran y piden más independencia y responsabilidad, se les debe enseñar a afrontar las consecuencias de su comportamiento. Este es un método disciplinario eficaz y apropiado. El ejemplo clásico que dan los expertos, y que seguramente cuestionará de pies a cabeza a más de un padre de familia de la vieja tradición, es el de la tarea sin hacer: ¿Si se llegó la hora de acostarse y el niño no ha hecho la tarea, se le debe ayudar o se le obliga a quedarse levantado hasta que la haga? Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Tendrá que ir al colegio al día siguiente sin haber hecho la tarea y asumir su responsabilidad por la mala nota.

Disciplina para estudiantes de primaria


Disciplina para estudiantes de primaria

De la edición impresa (Edición 294)

Ni qué decir de la efectividad a esta edad del esquema de sanciones y consecuencias. Obviamente, la coherencia y el cumplimiento por parte de los padres son fundamentales. La mejor manera de perder autoridad en los años por venir es no cumplir las sanciones prometidas por el mal comportamiento. Los niños deben creer que las intenciones de sus padres son serias.

Disciplina para prescolares


Disciplina para prescolares

De la edición impresa (Edición 294)

Esta es la época para establecer normas en el hogar pues los niños de esta edad ya entienden en principio la relación entre lo que hacen y las consecuencias que de allí se derivan. No obstante, se les debe explicar cada norma que deben cumplir antes de exigir su cumplimiento o castigar por su incumplimiento. Parece sencillo, pero no es así. Si nadie le ha dicho nunca a una niña que no puede arrancar las plantas del balcón, no hay por qué suponer que a ella nunca se le va a ocurrir hacerlo. Eso sí, después de la primera vez y cuando se le ha explicado por qué no puede hacerlo, y qué pasará si lo hace, y reincide, hay que cumplir lo anunciado (el castigo).

Disciplina para bebés


Disciplina para bebés

De la edición impresa (Edición 294)

¿Disciplina para bebés? Sí, claro. La curiosidad y las ganas de tocarlo y cogerlo todo son características naturales de esta edad; a la vez son la fuente de muchos conflictos ¿Qué deben hacer los padres? Actuar como adultos y eliminar las tentaciones. Hay que mantener el entorno libre, en la medida de los posible, de objetos prohibidos. No pueden estar a su alcance la videograbadora, los equipos de sonido, las joyas, los productos de limpieza y los medicamentos, entre muchas otras cosas de una lista que puede ser larga. Quienes son padres por primera vez probablemente tienen un apartamento a la medida de los adultos; esas cosas bonitas que lo decoran son para un niño llamados a su curiosidad y una fuente de posibles disgustos. Lo mismo pasa con las casas de los abuelos, cuando por muchos años no han pasado niños por allí.

Ay Dios, la adolescencia


Ay Dios, la adolescencia

La sociedad tiende a ver la pubertad y la adolescencia como un período oscuro, amenazante, como una Edad Media en la vida de los hijos.

Padres de familia que han pasaron pruebas difíciles y exigentes como las levantadas a las 2 de la mañana a alimentar y cambiar pañales, pataletas en el suelo en la mitad del centro comercial y discusiones del tipo “pero yo no quiero ir hoy al colegio” (¿las recuerda?), de repente parecen perder toda la fortaleza ganada cuando oyen las palabras pubertad y adolescencia.

Dolores del crecimiento


Dolores del crecimiento

Cuando un niño (o niña) de 8 años despierta en la noche llorando y quejándose de que le duelen las piernas el remedio usual es hacerle un masaje, pero ¿hay que darle alguna droga para el dolor o quizás llevarlo dónde el médico?

Crecimiento de los 6 a los 12 años

Crecimiento y desarrollo de los 6 a los 12 años

¿Cómo saber si un niño (o una niña) es muy alto?, ¿o muy bajito? Aunque los niños de hoy vienen en todas las formas y tamaños, un niño saludable debe crecer a un ritmo regularizado para su edad, desde la infancia en adelante.



Volver al colegio / Edición 288


Volver al colegio

Nada mejor para producir una mezcla de emociones contradictorias. Ansiedad y excitación por todo lo que viene, y a la vez disgusto y malestar de que las vacaciones se acabaron.

Todos los niños (los chiquitos, los medianos y los más grandes), sienten un hormigueo en el estómago en esta época del año, no importa si las vacaciones estuvieron llenas de actividades o de reclamos porque se aburrían sin nada para hacer.

Salud edición 285/Anemia

Anemia
¿Fatiga, debilidad, palidez, acortamiento de la respiración, mareos, irritabilidad, entumecimiento y frío de las manos y los pies, y dolor de cabeza? Podría ser anemia, una enfermedad que silenciosamente ataca a millones de personas en todo el mundo.