Publicidad

¿Cobrar o no cobrar en tiempos de pandemia?

Publicidad

La incertidumbre, la angustia, el miedo y la ansiedad, ya están empezando a “hacer de las suyas”, y es que está claro, los costos fijos y el “sobrevivir” definitivamente no se ponen en cuarentena.

Ya llevamos más de cuatro meses desde que en Colombia se tomó la decisión de un aislamiento obligatorio, que ha fluctuado entre preventivo y necesario. Y aunque algunos nos hemos ido transformando poco a poco y de cierta manera “acostumbrándonos” sin dejar de lado los momentos de inestabilidad, hay otros que tal vez ahora es cuando están empezando a entrar en esa etapa del “qué hacer”.

Últimamente en las redes sociales han circulado comentarios sobre el tema de cobrar o no los servicios durante este tiempo, pues para nadie es un secreto que los ingresos se han visto reducidos y eso afecta las dos caras de la moneda: al cliente y al emprendedor/empresario.

Se habla de “perratear” el mercado (palabra que además me parece horrible), que ya no nos prestemos ni hagamos más lives ni entrevistas gratis, etcétera, etcétera.

Otras opiniones en Voz del lector

¿Cuál es mi posición? Así como puede haber muchos que no la compartan, seguramente habrá otros que sí, y pues por más que yo no esté de acuerdo con esas posturas mencionadas anteriormente, claramente las respeto.

Estos son los siete aspectos que yo tengo en cuenta en el momento de responder a la pregunta de ¿cobrar o no?

  1. Tengo muy claro lo que cuesta mi trabajo y mi tiempo, para eso llevo muchos años preparándome y estudiando. Pero también, soy consciente de que hay momentos para todo y creo que estamos en este instante en una situación en la que nadie está inmune.
    Está claro que algunos tienen mejores condiciones que otros, pero si con nuestro trabajo podemos ayudar, inspirar, y además impulsar a otros a que se transformen y puedan lograr salir adelante de esta “crisis”, no hay por qué pegarnos tanto de ese “valor económico” que le damos a nuestro trabajo. A mí tampoco me sobra, pero cuando yo empecé a trabajar y a emprender, hubo mucha gente que me abrió las puertas y este es mi momento de hacerlo con otros.
    Para mí en este tiempo, no ha habido nada más gratificante que escuchar o leer mensajes en los que me dicen “gracias por ayudarme a transformar mi negocio”, “gracias por hacerme entender que el mundo digital puede salvar mi trabajo”, etcétera. Eso para mí vale oro.
  2. Gente, para que las personas valoren su trabajo, lo primero que deben tener es humildad. No hay nada más desinflante que el profesional que cree que porque su trabajo es muy exitoso, entonces eso le da el lujo de sentirse más que otros. Está perfecto que valore su trabajo, pero tranquilos, creo que en este momento que estamos atravesando nadie está en condiciones de exigir, sino de pensar en el bien común, no solo en nosotros.
  3. Juntos podemos salir de esto, pero con esa actitud, dudo que lo hagamos. La COVID-19 llegará un momento en que deje de ser protagonista, pero ese egoísmo y esa miopía emocional, sí que son graves y delicados.
  4. ¿Ustedes no saben que con su trabajo pueden salvar vidas? Pues les cuento que sí, y eso vale más que cualquier monto económico.
    Estoy de acuerdo con las donaciones voluntarias y los precios bajos en nuestros servicios en estos momentos, pero no me parece justo que lleguemos a extremos.
  5. Creo que tengo una misión en el mundo de ayudar a los demás, porque hay mucha gente que lo ha hecho conmigo en diferentes momentos de mi vida y por varias razones.
  6. Hay personas que siendo empleadas de empresas, han sacrificado su sueldo por apoyar a las compañías. Eso se llama empatía y solidaridad. Gratis no podemos sobrevivir toda la vida, pero entendamos los momentos. Demos un poquito de nosotros y veremos grandes cambios y buenos resultados.
  7. No nos enfoquemos siempre en vender, vender, ganar y ganar. Por ahí hay algo que se llama “posicionamiento”, estrategia e Inbound Marketing. Todo esto, hace parte del proceso de transformación digital que estamos viviendo y esa mutación no sólo se vive a nivel de tecnología, se debe ver a la altura de nuestra apertura mental. De esas personas que hoy se están beneficiando de nuestro trabajo a precios más bajos o de manera “gratuita”, lo más probable es que salgan futuros clientes que en algún momento sí van a estar dispuestos a pagar por lo que haces.

Juntos podemos lograrlo, pero bajémosle a las revoluciones de la energía negativa y la mala onda. Todos tenemos problemas, la clave está en cómo los enfrentamos.

Publicidad

Mucho amor para todos, tranquilidad y luz.

Por: Laura Mejía

Publicidad

Publicidad

Publicidad