LOS BARRIOS DE EL POBLADO
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Los Parra: el barrio de los caminos
La llamada Loma de Los Parra es uno de los sectores más representativos de El Poblado y uno de los lugares donde se inició su poblamiento



Según Planeación de Medellín, La Loma de Los Parra pertenece al barrio Los Naranjos, al igual que las lomas de Los González y El Garabato. No obstante, los líderes de estos tres sectores no están de acuerdo conque los agrupen con ese nombre pues consideran que les quita identidad.
En el caso de Los Parra, su historia se remonta más de 100 años atrás. Aún en el barrio habitan en casas centenarias descendientes de las familias fundadoras, con un gran arraigo por el lugar. Incluso se encuentran todavía algunos descendientes de la familia Parra, los primeros en habitar este lugar, y de donde surgió el nombre de la Loma de Los Parra. Claro que abundan por estos lados otros apellidos como Vasco, Berrío, Gil y Gaviria.
Con el tiempo y dada su ubicación geográfica, la llamada Loma de Los Parra se ha convertido en sector de referencia de El Poblado y Medellín, y ha propiciado un gran desarrollo a su alrededor .

Entre la tradición y el progreso
De acuerdo con datos suministrados por el Fondo de Valorización de Medellín -Fonval-, el área de influencia de Los Parra se extiende entre la calle 1 sur y la calle 1A Sur, y entre las carreras 29 y 33.
Sus viviendas se ubican tanto hacia el costado sur como al costado norte de esta empinada loma que termina en el Centro Comercial El Tesoro. A muchas de estas casas se llega por innumerables caminos y callejuelas, lo que es justamente una de sus principales características.
Como suele suceder en El Poblado, cada barrio se divide en otros y estos a su vez se subdividen. Es así como de Los Parra hacen parte El Hoyo y San Luis, sectores que manejan hasta cierto punto una dinámica propia.
Datos oficiales indican que para el año 2009 habitaban en Los Parra cerca de 1.300 personas: mil en las unidades residenciales y 300 en las casas del sector tradicional. Y esta es otra de las particularidades de la Loma de Los Parra: en el barrio confluyen los estratos socioeconómicos 2, 3, 4, 5 y 6.
Denis Arrieta, Presidente de la Junta de Acción Comunal, destaca que esta es una de las lomas que más acercamiento tiene con las unidades residenciales y que con varias de ellas se unieron para conformar un frente de seguridad. De Los Parra hacen parte, entre otras, La Coruña, Linares, Reloj de Arena, Canto de la Cascada, Patios de La Fuente, Gibraltar, Bizancio y Jardín de Sauzalito, y hay otras en construcción.

Sitios referenciales
Aunque el barrio conserva la preponderancia de su vocación residencial, tiene tiendas, papelería, barbería y empresas especializadas en restauración de muebles, carpintería, fabricación y distribución de cortinas, artículos en acero inoxidable y publicidad. En las áreas comercial y de servicios se destacan el Mall Plaza, el Hotel Casa Victoria, varios restaurantes, peluquería y sastrería.
Así mismo, la calle 1 Sur o Loma de Los Parra es utilizada como terminal de buses de la ruta 130 de la empresa Autobuses El Poblado Laureles. En parte para evitar la congestión que los vehículos de transporte público propician en la estrecha loma, desde tiempo atrás el Municipio, por intermedio de la EDU, proyecta construir una terminal o depósito de buses en un lote frente al Centro Comercial El Tesoro, al costado occidental de la Vía Linares. Sin embargo, personas de otras áreas vecinas han interpuesto acciones populares para evitar su edificación.
Sin duda, uno de los principales orgullos que tienen hoy los habitantes de Los Parra es la Escuela Santa Catalina de Siena -adscrita al Inem José Félix de Restrepo- construida hace tres años con recursos del Municipio de Medellín y de Presupuesto Participativo y gracias al apoyo de la Junta Administradora Local. Centenares de niños y jóvenes de esta y otras lomas estudian en este colegio de calidad.
Así mismo, Los Parra también cuenta con una cancha de tenis y con un parque conocido como reloj de arena, resultado de compensaciones urbanísticas de constructores del sector.
Uno de los proyectos viales decretados para construir mediante el sistema de valorización y que impactaría al barrio es el conocido como prolongación de Los Parra hasta la carrera 29 o vía Linares.

Emma Vasco: historia viva de Los Parra
Entre los personajes más queridos en la Loma de Los Parra está Emma Vasco, quien hace parte del Comité Cívico de Participación Ciudadana del barrio. Sus hijas Beatriz y Marta Vasco le dicen cariñosamente “mi viejita”. No es para menos, pues a ella deben sus triunfos. Beatriz estudió, entre otras cosas, secretariado y auxiliar contable, y hoy, luego de jubilada, adelanta gerontología. Por su parte, Marta es especialista en literatura latinoamericana, profesora destacada del colegio Santa Catalina, tiene ocho títulos y por su labor obtuvo en 2010 el premio Medellín la más Educada, entre decenas de profesores.



Emma vive en unas de las casas más antiguas de la Loma de Los Parra y recuerda el pasado con precisión de detalles, tanto que en 1998 escribió la historia del barrio para un concurso de la Alcaldía y recibió una placa de reconocimiento.
“Mi abuela nació aquí y se murió de 94 años. Nosotros somos nativos y somos las raíces de los fundadores de El Poblado. Mi abuelo era arriero y trabajaba la tierra”. Pese a estar recluida en la cama por causa de una enfermedad que la obliga a utilizar oxígeno, Emma se da licencia para dar rienda suelta a sus recuerdos desde la comodidad de su mecedora en el corredor de la casa.
“Cuando estaba niña salíamos a las 3 de la mañana a buscar leña monte arriba, casi hasta Rionegro, y lavábamos ropa en las quebradas la Escopetería y El Chambul. El agua bajaba por toda la calle por una zanja pequeña, en cada propiedad había una canoita y una acequia y de ahí cogíamos el agua. No había más de 18 casas.”
Emma recuerda que aprendió a leer en una escuelita situada donde hoy es Miravalle, “donde la señorita Pepa Saldarriaga nos enseñó a escribir en la arena porque no había tablero”.
Estudió hasta cuarto de primaria y después empezó a trabajar, al igual que las infatigables mujeres de estas lomas. “Me siento muy orgullosa de haber trabajado en las casas de los ricos como Guillermo Echavarría, María Elena Uribe, María Elena Echavarría, Francisco Robles y Luis Olarte. Planchaba, lavaba pisos, lo que fuera”.
También agrega con orgullo que fue nana del célebre caricaturista Velezefe, quien tenía la finca donde hoy queda el colegio Santa Catalina de Siena, y que cuando llevaba ocho años de trabajar como planchadora en la casa de Javier Bravo Restrepo, situada donde es hoy el Monasterio de La Visitación, este se la llevó a trabajar a Cristalería Peldar en oficios varios. Y allí laboró 25 años hasta jubilarse. Simultáneamente, sus hijas, quienes habían logrado estudiar gracias a su esfuerzo, trabajaban en Peldar.
“Yo nunca me imaginé que iba a tener una vejez tan linda y agradable”, dice y se queda pensativa. Pero a pesar de su satisfacción con el presente, añora aquellos años en que había más unión entre los vecinos y hacían convites, rifas, bazares, empanadas, reinados y bingos para sacar adelante causas como el agua comunal, construir la sede de la JAC o sacar a alguna familia de una urgencia económica. “Yo vivo admirada de la gente, de mi comunidad, de que somos tan echados pa´delante, que no nos dejamos amilanar ni le mostramos al gobierno las necesidades que tenemos, sino que nosotros mismos salimos adelante. La comunidad debe seguir trabajando unida y no mirarse con indiferencia con otro sector.”
Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.