ARTÍCULOS
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Un proyecto de pop local que escapa de los lugares comunes y se asienta en la inquieta creatividad de sus intérpretes
Por Juan Sebastián Mora

El equipaje de una década en diferentes bandas y el claro propósito de componer un pop expresivo y ecléctico son la carta de presentación del cantautor Federico Gómez, quien junto a La Máquina Celeste explora una amalgama de corrientes sonoras, estados de ánimo y géneros musicales en su primer disco homónimo (un EP –extended play– de seis canciones).



Federico es el líder y la cara del proyecto, sin embargo La Máquina Celeste, el grupo de jóvenes y talentosos músicos que lo acompañan, tiene una identidad propia e indivisible. Adelaida Oesch (teclados y acordeón), Sara Zuluaga (batería) y Juan Pablo Rodas (bajo) son imprescindibles en la propuesta de Federico y sus compañeros de viaje en la aventura de forjar un estilo propio, versátil y cercano.

Un viaje de seis episodios
Grabado entre enero y marzo de 2016 y producido por Andrés Guerrero, quien ha trabajado con artistas como Providencia, Miranda, Sebastián Yatra, Ñejo y Dalmata, Federico Gómez & La Máquina Celeste “es una declaración de principios y un proyecto que no es de nicho. Más que un disco, es una presentación de los alcances que puede tener La Máquina Celeste, de lo que somos capaces. Tiene dos costados, la experimentación rítmica y la profundidad lírica”, puntualiza Federico.

El corte de apertura, Baile de la Lluvia es una festiva invocación al agua. Según Federico, captura en buena medida el espíritu y lenguaje de La Máquina y fue concebido como un mantra musical sencillo cuya complejidad reside en la emocionalidad de la interpretación.

Le sigue el pop/rock acústico San Salvador, escrito en 2012 por Federico, e inspirado en la relación epistolar de Fernanda y Juan Manuel Carpio, narrada en el libro del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique La Amigdalitis de Tarzán. La canción es interpretada en dueto con la cantante Sandra Moore, quien también aportó coros a otros temas del EP.


El momento cumbre es Baudelaire, una emotiva balada con un beatlesco arreglo de cuerdas a cargo de Juan Manuel Uribe y la participación de Alejandra López en el violín, Laura Espinosa en la viola y María Camila Gallego en el cello. La cereza en el pastel es el acordeón de Adelaida Oesch, quien le da un toque parisino al ambiente intimista generado por la voz de Federico, que se pasea por pasajes susurrantes a lo Piero y sube en tono y sentimiento en el coro.

Al Amor por Venir es el momento más luminoso del trayecto, una enganchante melodía pop country, con un ligero aroma africano. Las Lunas de Marte es un folk espacial en tempo de vals, acerca de un triángulo amoroso fatal simbolizado por el planeta rojo y sus dos lunas Fobos (miedo) y Deimos (terror).

Un jovial cover de Querida de Juan Gabriel, es un ejemplo de la extensa gama de influencias de Federico y de la filosofía de La Máquina de fabricar música intergeneracional, ajena a los prejuicios y a merced de la inquieta inventiva de sus creadores.

El disco Federico Gómez & La Máquina Celeste estará disponible en diversas plataformas musicales (Spotify, Deezer, iTunes) y en CD a partir del viernes 29 de abril. Ese mismo día, a las 8 pm en la CasaTeatro El Poblado, se realizará el show de lanzamiento. La entrada tiene un costo de $25.000; con disco incluido $35.000. Más información en
www.facebook.com/FedericoGomezMusic/
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.