Editorial
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
El ciudadano no está dispuesto a dejar el carro en casa, salvo miembros de colectivos todavía sin gran convocatoria. La movilidad se cae a pedazos y contra ella pesa más la racionalidad privada que el interés común
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

“Hay que construir vías, puentes, autopistas”: una respuesta es que no hay dinero suficiente y que el pavimento no es solución. “Entonces por Valorización”: sin duda el mecanismo agoniza por popularidad y eficacia. “Congelen la construcción de vivienda y la venta de carros y de motos”, también se propone, aunque sin eco, por tratarse de medidas incompatibles con habitantes que aspiran a mejores condiciones. “Hay que escalonar horarios, que no todos iniciemos actividades al mismo tiempo” y la réplica es de inviabilidad por costos logísticos y en seguridad.

Pero, ¿hay un sí? Porque todo es imposible, impagable, insuficiente, en aras de rescatar la movilidad de Medellín. Cada propuesta queda descalificada, mientras la política pública de integrar en infraestructura, vehículos y tarifas el transporte de la ciudad, con seguridad, eficiencia, comodidad y dignidad, está engavetada, con algunas buenas excepciones, hace casi dos décadas ¿Quiénes están interesados en atajar esa integración y por qué tienen tanto poder?

Entretanto, la salida fácil fue la restricción del pico y placa, con una utilidad probada en los terribles tacos de cada sábado, pero ya agotada.

Entonces, ¿qué más hay para hacer? El Alcalde, que cambiará a su secretario de Movilidad, de Juan Esteban Martínez, de doce meses de gestión sin logros por lo menos visibles, por Humberto Iglesias, proveniente del Isvimed (despacho especializado en vivienda), consultado por Vivir en El Poblado sobre medidas innovadoras para la movilidad, señaló que lo más creativo que podemos hacer en Medellín es volcarnos al transporte público.

Sin embargo, es evidente que el ciudadano no está dispuesto a dejar el carro en casa, salvo miembros de colectivos todavía sin gran convocatoria. La movilidad se cae a pedazos y contra ella pesa más la racionalidad privada que el interés común.

La medida innovadora no cala. Según Fenalco, por año ingresan a Antioquia, que concentra el 15% de las ventas nacionales, con mayoría en Medellín, 45.000 carros nuevos, más 90.000 motos. Y eso que el negocio cayó el 10% por efecto del dólar. Entonces que vengan las medidas impopulares. La ciudad tiene es inmovilidad, y eso que, según Medellín Cómo Vamos, la movilidad viene siendo, después de educación y salud, el tercer renglón en inversión pública.

No son tacos, son costos en calidad de vida, desarrollo económico, salud y medio ambiente.
Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.