Héctor Escobar Restrepo
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
La denominada cultura mafiosa sigue teniendo una enorme influencia en el comportamiento de mucha gente, aún en el de personas que claramente no tienen que ver con ese tipo de negocios
/ Héctor Escobar Restrepo

La anomia es un estado de disfuncionalidad colectiva por la carencia de normas sociales o por su degradación. Cuando los choferes bloquean una intersección – ¿les suena familiar? -, se produce un taco, el tráfico se vuelve un nudo, y todos los que nos estamos desplazando nos vemos perjudicados, incluyendo los mismos que armaron el taco. Es un ejemplo simple de cómo la transgresión de una norma conduce a un estado de disfuncionalidad colectiva.

Colombia tiene síntomas de anomia puesto que, entre otras cosas, el incumplimiento de la norma muchas veces ni siquiera se ve como una conducta social cuestionable. No sería exagerado decir que hace parte de nuestros paradigmas pensar que es legítimo hacerle el quite a la ley. Hecha la ley hecha la trampa, hemos oído decir toda la vida. Se nos hace legítimo usar la vía pública como parqueadero privado, comprar contrabando o libros piratas, elevar globos con pólvora, no dejar dormir al vecindario…, en fin, son tantos y tan inusitados los actos ilícitos con los que convivimos, que muchos de ellos los vemos como actos normales.

¿Por qué? No hay respuestas simples. Para el caso de Medellín, no podríamos acercarnos a una explicación sin traer a cuento toda la historia reciente de la ciudad…, y la realidad social que nos salta a los ojos. Los ejemplos anteriores suenan inocentes y bobos ante la magnitud de las cosas que nos ha tocado vivir; pero de todas formas quiero llamar la atención sobre el hecho que la denominada cultura mafiosa sigue teniendo una enorme influencia en el comportamiento de mucha gente, aún en el de personas que claramente no tienen que ver con ese tipo de negocios.

Bajemos de lo conceptual y tomemos un ejemplo de la vida. En estos días cuadré mi carro en una calle que tiene espacios de parqueo controlados por empleados de una firma contratista del municipio de Medellín. Cuando fui a salir me dice la persona encargada: “Señor, no le puse tiquete, pero colabóreme con alguna cosa”. Después supe que eso pasa en muchos de los estacionamientos. Lo que quiero destacar es que cuando una persona le propone a un desconocido que sea su cómplice, es porque lo ve como algo natural. Y eso es lo grave.

En los orígenes de este fenómeno creo que confluyen muchas cosas. Una bien importante es que, en general, cualquier grupo que se siente excluido tiende a ver la ley y la autoridad como opresoras, y no como necesarias para la vida en sociedad. Es de esperar que a muchos de los miembros de estos grupos no les importe pasar por encima de la ley, máxime si hay cierta garantía de impunidad.

Una política de Estado tendiente a la inclusión es requisito necesario para la estabilidad de la sociedad en su conjunto. Aunque suene un poco duro, no se trata sólo de un asunto de justicia social, como suele decirse, sino de la posibilidad de construir un país vivible para todos incluso, como es obvio, para los grupos que hoy no se sienten excluidos. Creo que la gran mayoría no estaría interesada en “hacer invivible la República”, como pedía en sus tiempos Laureano Gómez.

La inclusión social implica que todos nos sintamos con los mismos derechos y obligaciones. Para llegar a esto no sólo se necesitan una firme voluntad política sino también enormes recursos económicos: la noticia alentadora es que el país sería capaz de generar esos recursos; el punto malo es que buena parte de ellos, desde hace tiempos, se la vienen robando. Hay diversos y multifacéticos grupos con poder, saqueando en forma sistemática los recursos del Estado... desde hace años.

Si queremos dejar de ser un país anómico, es imperioso construir un amplio pacto social contra la corrupción: un acuerdo de las mayorías nacionales, víctimas directas o indirectas de estos combos.

Entre otras cosas, vale recordar que en Venezuela no se requirió de grupos armados para que llegara a ser el país que es hoy. Lo que ocurrió fue que sus ciudadanos, hartos de la corrupción de adecos y copeyanos, en un estallido de ira colectiva instalaron en el poder a un coronel que prometía impedir que se lo siguieran robando. Lo que le despejó el camino a ese coronel fue la corrupción. Y ya vemos lo que pasó. Hoy lo que encontramos es un país ultracorrupto, con un aparato productivo en ruinas, al borde del colapso financiero y donde la ley es una simple caricatura, puesto que acabaron con la división de los poderes públicos. Infortunadamente el pueblo venezolano pasa tal vez por uno de los peores momentos de su historia. ¡Definitivamente la anomia tiene sus grados!La lección de Venezuela es algo que tenemos que aprender. Cuando hace algo más de quince años salí de Colombia, recuerdo que los sentimientos generalizados en el país eran el miedo y la desesperanza. Ahora el sentimiento más común entre las personas con quienes uno habla es la rabia. La rabia de ver cómo diariamente aparece un nuevo desfalco, cómo se violenta la ley, cómo la impunidad prevalece en muchos casos.

Pero no es un fenómeno reciente, sólo de este gobierno. Entre 2002 y 2012, por ejemplo, se perdió en promedio cada año el 4% del PIB, en manos de corruptos de todos los partidos. Pero ahora ese cáncer parece que está haciendo metástasis: ¿Colombia no futuro?Creo que sí hay futuro. Sólo que requiere que los ciudadanos construyamos activamente desde la casa, la calle, la universidad, nuestros trabajos, una cultura de respeto a la ley. Y a que mostremos, señalemos y denunciemos a diario a quienes la desconocen. Eso puede ser de verdad el comienzo para llegar a ser un país serio, medianamente decente.

Abajo encontrarán una muestra de los protagonistas del tipo de noticias que recibimos todos los días los colombianos. Detrás de cada nombre hay una historia truculenta que fue reseñada por los medios, como puede verse en internet. Obvio que estas son sólo algunas de las cosas que han salido a la superficie: ¡una porción de la punta del iceberg!

ALGUNOS DE LOS PROTAGONISTAS DE LOS HECHOS CON QUE LOS COLOMBIANOS NOS ENCONTRAMOS A DIARIO

CADA UNO ES COMO UNA BOFETADA, ¿VERDAD?

Reficar

Agro Ingreso Seguro

Constructora CDO

Coomeva EPS

Transmilenio - Contrato de la 26

Contratos de alimentación escolar

Via Bogotá-Girardot

INPEC

Bienestar Familiar

Amaneció teñido de azul el río Medellín

Empresa construyó en una reserva natural

Federación Colombiana de Fútbol

Recursos Parafiscales de la Salud

Recolección de Basuras de Bogotá

Caprecom

IPS No Habilitadas

Saludcoop EPS

Cafesalud

Juegos Nacionales de Ibagué

Cajanal

Carimagua

Ingeominas

Chuzadas del DAS

Dirección Nacional de Estupefacientes DNE

Instituto Nacional de Concesiones INCO

Cartel del papel higiénico

Sector Salud Departamento del Chocó

DMG- Financiación de Campañas

Dragacol

Entrega de Notarías

Financiación de campañas políticas por paramilitares

Juegos Nacionales de Quibdó

Fernando Londoño Hoyos - INVERCOLA

INVIAS

El Guavio

Jorge Noguera - DAS

Losas de Transmilenio

Pablo Ardila - Gobernador de Cundinamarca

Yidispolítica

Cartel de los pañales

Empresa de Energía de Pereira

Alberto Velásquez - Secretario de la Presidencia

Universidad de San Martín

Guillermo León Valencia Cossio - Fiscalía de Antioquia

Silvia Gette - Uniautónoma

Contrato de Ambulancias en Bogotá

Casa por cárcel a Miguel Nule por obesidad y estrés

Cartel de los cuadernos

Álvaro Cruz - Gobernador de Cundinamarca

Esposa de Álvaro Cruz

Desfalco a la DIAN 2004 - 2008

Nuevo desfalco a la DIAN- El zar de la chatarra

Rebaja de pena a Emilio Tapia

Universidad de la Fiscalía

Kiko Gómez - Gobernador de La Guajira

Cartel del azúcar

Jorge Pretelt - Magistrado Corte Constitucional

Henry Villarraga - Magistrado Consejo Superior de la Judicatura

Enilce López, La Gata

Falsos Positivos

Manejo de Cárcel de Tolemaida

Universidad de Cundinamarca

Coronel Róbinson González del Río - Ejército de Colombia

Cárcel militar PM 13

Universidad Rafael Núñez

Comunidad del Anillo - Policía Nacional

Cartel del cemento

Carros del Congreso de la República

Contrato Fiscalía con Natalia Springer

Zonas Francas

Contratos de la Alcaldía de Santa Marta

Contrato Fiscalía- Universidad de La Sabana

Brigadier general Leonardo Gallego - Policía Nacional

Familiares de senadores y magistrados en la Procuraduría

Hacker Andrés Sepúlveda

Universidad Indígena Intercultural Jacinto Ortiz

Universidad el Pacífico

Cartel de la Seguridad Privada

INTERBOLSA

Autoridad Nacional de Licencias Ambientales- ANLA

Corporación Autónoma Regional del Atlántico

Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca

INCODER

Luis Alfredo Ramos, Gobernador de Antioquia

Tránsito y Transporte de Fundación

Termotasajero

Centros o sectores comerciales especializados en la venta de contrabando

Oneida Pinto - Gobernadora de la Guajira

Coronel Hugo Aguilar - Gobernador de Santander

General Mauricio Santoyo - Jefe de Seguridad de la Presidencia

Bernardo Moreno - Secretario de la Presidencia

María del Pilar Hurtado - Directora DAS

Sistema de salud de las fuerzas militares

Megapensiones en el poder judicial

Puerta giratoria en el poder judicial

Licencias de Construcción en Sabaneta

Liliana Pardo - IDU

Hernando deLuque - Gobernador de la Guajira

Luis Camilo Osorio - Fiscalía General de la Nación

Plaza Mayor Medellín

Electricaribe

… SOLO UNA MUESTRA

Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.