LA TIERRA
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter


¿Algo para celebrar?

De la edición impresa (Edición 318)

CREDITO FOTO MORENEIS PESCANDO» Foto: WWF Diego M. Garcés.

Se cumplen 36 años de haberse institucionalizado el 22 de abril como “Día mundial de la Tierra”. Si miramos al pasado, encontramos tanta injusticia e iniquidad como ahora. La diferencia, era un mundo de fronteras cercanas, que en las últimas décadas dio el salto a la globalización. Desafortunadamente cada día aumentan los daños que está provocando el modelo de desarrollo que escogimos para habitar el planeta. En la medida que fue creciendo el dominio tecnológico nos creímos capaces de dominar, modificar y domesticar la naturaleza, sin prever las consecuencias. Hemos si-do ilusos sobre el poder que tenemos a pesar de que vemos en tiempo real cómo la Tierra nos devuelve las agresiones con la furia destructiva de su fuerza incontrolable.


Acerca del “arboricidio”

De la edición impresa (Edición 318)

El problema no es que talen 50, 100, 200 árboles. La ciudadanía reclama el derecho a tener clara y suficiente ilustración acerca de los aspectos globales de las obras que se van a emprender.

Con motivo de la tala de árboles que se ha venido realizando en la ciudad desde hace más de un mes, concretamente en la Avenida El Poblado y en la calle 30, se han suscitado una serie de críticas dirigidas al Alcalde, que han desenfocado el verdadero problema de la arborización de Medellín. La ciudad, con un crecimiento demográfico acelerado por causas políticas y de orden público, ha sufrido la consecuencia de que en muchos aspectos, se sobrepase la capacidad de una adecuada planeación del desarrollo urbano y para el caso específico, de la administración de sus recursos forestales, para los cuales el presupuesto no es el más grande y, en muchas ocasiones, porque lo urgente obstaculiza la ejecución de lo importante.


Ojo con la niña

El Niño y la Niña son dos fenómenos naturales que ocurren con cierta periodicidad y acaban de enloquecer el clima del planeta. En la Tierra anterior ya lo habíamos mencionado. Más famoso el Niño que la Niña, especialmente por el verano inclemente que dio origen a la reducción del nivel de los embalses en 1992, con el consecuente racionamiento eléctrico y el cambio de hora. Este fenómeno ocurre cada dos a siete años y se considera se inició hace unos 7 mil años.

Ahora estamos esperando la confirmación de la llegada de la Niña. Una tragedia causada por una avalancha de lodo cubrió totalmente una aldea en Filipinas, provocando su completa destrucción y alrededor de mil muertos y desaparecidos. El evento fue atribuido a las lluvias provocadas por este fenómeno.

Aprovechemos está época de verano para hacer una limpieza de las quebradas y convencer a quienes habitan en sus cercanías evitar llenarlas de basura y escombros.


Arrancar, arrancar, arrancar

Como parte de la lucha por defender los parques nacionales naturales de la invasión de los cultivos ilícitos, evitando el uso de la fumigación aérea con glifosato, que es un atentado contra la naturaleza y los pobladores convertidos en víctimas de una lluvia química que arrasa con toda clase de sembrados legales o no. Un dato del senador Jesús Piñacué, nos cuenta que hay que fumigar 20 hectáreas para destruir una de coca, o sea, el daño se multiplica por 20.

El trabajo que se inició el 19 de enero, busca erradicar manualmente 4.588 hectáreas de coca en una de las más bellas regiones de la nación, el Parque Nacional Natural La Macarena, en el departamento del Guaviare. Novecientos treinta campesinos trabajando por parejas, junto con la fuerza pública que los protege de los ataques de la guerrilla, esperan en un poco más de cuatro meses cumplir la misión bautizada “Operación Colombia Verde”, en medio de un calor sofocante y arriesgando sus vidas para demostrar un cuidado del medio ambiente, que apenas empieza a tenerse en cuenta por el gobierno.



Las esquinas convertidas en basureros

De la edición impresa (Edición 316)

Un día cualquiera en la calle 11 entre las carreras 43E y 43F.

Diciembre podría llamarse el mes de la basura. Por alguna razón nos gustan los objetos llenos de empaques: bolsas, cajas, tarjetas y otras cosas, acompañan el más mínimo regalo. Los sitios de reunión terminan convertidos en basureros. Los lugares de ventas, especialmente de comidas y frutas, salvo escasas excepciones, se distinguen por exhibir toda clase de desperdicios y malos olores. La historia empezó cuando el río y las quebradas fueron los lugares elegidos para depositar las basuras y escombros, a las que se sumaron las aguas negras.

La Ley Forestal

Al final de la última legislatura el Congreso, a pupitrazo limpio, aprobó la Ley Forestal. No valieron las súplicas y razones de los expertos, de la comunidad científica, de los exministros de Medio Ambiente, las ONG, las organizaciones indígenas y afrodescendientes, todas fueron desechadas olímpicamente. Se hicieron celebres las frases: “Hay intereses oscuros para que no se apruebe la Ley Forestal” “¿Será que hay algunos sectores interesados en que se mantenga el statu quo y se siga atentando contra el bosque natural?” “¿Será que hay personas que tienen negocios de reforestación y no quieren que nadie pueda competir?” “Las críticas obedecen a la mitología surrealista”. “Su aprobación fue un triunfo para el país”. “El mejor regalo para Colombia”...

Cuando ya todo parecía consumado y se daba por segura la sanción de la Ley, el Presidente aceptó reunirse con los exministros de Medio Ambiente y escuchar sus preocupaciones. En tres horas de reunión se escucharon las voces y razones ignoradas durante más de un año. Una vez oídas, el Primer Mandatario decidió devolver la Ley al Congreso con once puntos objetados.

No se puede cantar victoria; hay que estar pendientes de que se honren los compromisos adquiridos y nuestras selvas y bosques se salven de la voracidad comercial.

De todas maneras un buen número de congresistas y funcionarios del Estado le deben al país una explicación.

Mecanismos de desarrollo limpio

El martes 24 de enero asistimos por invitación del gobierno de Austria, Corantioquia y Generadora Unión, a la presentación del Proyecto Hidroeléctrico Agua Fresca y su registro como proyecto MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio), ante la Convención Marco de Cambio Climático de Naciones Unidas (UNFCC).

Queremos destacar entre otras: El Proyecto Hidroeléctrico Agua Fresca ubicado en el Municipio de Jericó, primer proyecto MDL colombiano permitirá la utilización de certificados de emisiones de carbono (CER) propuesto en el Protocolo de Kyoto, adquiridos por el gobierno de Austria.

La política de Corantioquia de convertirse en una entidad que no solo expide licencias y hace control de los proyectos en su jurisdicción, sino que llega hasta ellos y se convierte en un orientador de la gestión ambiental.

La formulación de su política de producción más limpia, partiendo de principios ambientales mundiales y nacionales.

Los patos en la laguna

Producen un gran malestar entre los operadores de turismo y quienes se preocupan por el buen nombre de Colombia, las instrucciones que advierten a los turistas extranjeros la peligrosidad de nuestro país. ¿Cómo se podrá advertir a numerosas especies migratorias el peligro de muerte que corren al visitarnos buscando el calor del trópico durante la época de invierno en el Norte o el Sur?

Los cinco mil patos canadienses envenenados en La Mojana y el enterarnos de que es una práctica que lleva más de diez años, produce en los ambientalistas y en las personas más sensibles un sentimiento de dolor y asombro; a otros no les importa.

La razón principal: la pobreza. Los responsables, los autores del ilícito y las autoridades sordas y ciegas que tenemos. Estamos tan acostumbrados a la muerte que poco interesan cinco mil patos menos. Educación, trabajo, sensibilización, responsabilidad, son el mejor remedio para este grave problema.


El Almanaque Bristol, la ciencia y la tecnología

De la edición impresa (Edición 314)

Predecir el tiempo y el clima ha sido una necesidad de la especie humana que se remon-ta a la antigüedad, cuando la acción del hombre no había afectado notablemente el planeta. Era un ciclo a repetirse con periodicidad. Aborígenes, campesinos, sabios, entre otros, hacían pronósticos con alguna exactitud. Se definían alrededor de ellos las siembras, los viajes, las batallas y un sin número de actividades.


Notas breves de La Tierra

De la edición impresa (Edición 310)


Proyectos para conservar el Chocó biogeográfico (Corredor de conservación Chocó-Manabí)

En el mundo existen 34 Ecorregiones Terrestres Prioritarias (ETP), caracterizadas por su riqueza, gran endemismo y estar extremadamente amenazadas. Contienen el 75% de los mamíferos, aves y anfibios que se encuentran en peligro de extinción. Una de esas regiones es la de Tumbes-Chocó-Magdalena, cuya importancia biológica y cultural está dada entre otras por constituir el área de transición entre dos puntos críticos (Andes tropicales y Chocó), ser fundamental para la sobrevivencia del bosque húmedo tropical, concentrar la mayoría de los territorios colectivos de comunidades negras y tener una diversidad importante de grupos indígenas.

El corredor abarca las cumbres de la cordillera occidental hacia el océano Pacífico, desde el Chocó hasta la provincia de Manabí en Ecuador. Sus principales amenazas están dadas por: deforestación, fragmentación de ecosistemas, sobre explotación de especies valiosas de fauna y flora silvestres y construcción de obras de infraestructura (puertos, vías y oleoductos). El 80% de la población vive en condiciones de extrema pobreza.


La ruta de la vida

Como una autopista submarina, un corredor marino insular formado por islas que a pesar de su distancia geográfica, están conectadas gracias a la migración de especies, los gobiernos de Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador trabajan en una iniciativa pionera para crear el primer corredor marino del mundo, que enlazaría bajo un manejo sostenible, a las islas del Coco, Coiba, Malpelo, Gorgona y Galápagos, así como sus aguas circundantes.

Deseamos el mayor éxito a estos proyectos. ¿Se hará posible el milagro de que el Chocó y toda su riqueza biológica se salve de la destrucción que proponen el Estado, el sector privado y una buena parte de la comunidad?


En contravía

Estamos viviendo una época de tragedias invernales. Se oye decir: lo mismo del año pasado, los ríos se crecen en invierno, para qué viven en esas zonas, por qué no se salen a tiempo y muchas cosas más. La realidad: la pobreza, el abandono del Estado, los corruptos que se roban una buena parte del dinero para los proyectos y al final estos se derrumban con la misma facilidad con que rueda la tierra por la deforestación.

Hemos celebrado el vigésimo aniversario de la tragedia de Armero, un desastre anunciado, más de 20 mil muertes que habrían podido evitarse si el Estado y las comunidades hubieran atendido las alertas de los grupos científicos. Hoy el volcán Galeras y quienes habitan sus alrededores parecen estar montando un drama peor que el de Armero: se han unido fanatismo, pobreza, falta de conocimientos, terquedad, temores de saqueos, para crear el escenario de una gran tragedia. Esperamos que se imponga la razón y la autoridad para evitarla.

Pensemos con el profesor Michel Hermelin de la Universidad Eafit, que la madre naturaleza no puede considerarse como un ser bondadoso al que hay que venerar y venerar, olvidando la historia del planeta que incluye una serie de eventos catastróficos que modificaron el paisaje y extinguieron numerosas especies.


Ecoturismo y ecoturista

La Ley 300 de 1996 en su artículo 26 define el ecoturismo como: Aquella forma de turismo especializado, controlado y dirigido que se desarrolla en áreas con un atractivo natural especial: aquellas que conserven una muestra de un ecosistema natural especial y se enmarcan dentro de los parámetros del desarrollo humano sostenible, turismo verde, turismo ambientalmente amistoso, turismo de la naturaleza.

Un visitante se convierte en ecoturista cuando produce un mínimo impacto sobre los ecosistemas naturales, respeta el patrimonio cultural, los sitios motivo de su visita y quienes lo habitan. Esto solo se consigue cuando desde niños nos han educado con el ejemplo y el conocimiento de ser viajeros del universo en una nave llamada Planeta Tierra que debemos conservar para nosotros y las generaciones futuras.

Llega la época de vacaciones y la Navidad, un tiempo especial que nos invita a compartir, ser solidarios y respetar la naturaleza.




Gato por liebre

De la edición impresa (Edición 310)

El 16 de noviembre un informativo del medio día presentó a una señora engañada por un vivo, quien le vendió un perico convertido en cacatúa, a punta de tintas y pegantes. El valor de la compra fue de $50.000, un precio considerado muy barato. Nos enteramos entonces de una nueva modalidad: hay expertos en pintar, decolorar y transformar los animales y plantas para hacerlos más llamativos, más exóticos y naturalmente, de mayor valor. Este ejemplo de ingenuidad y viveza, vale la pena para recordar el problema del tráfico de fauna y flora silvestre que acompaña al hombre desde los inicios de la civilización. En 1997, la Interpol, organismo de cooperación internacional entre las autoridades policiales, informó cómo esta actividad ilegal había alcanzado el segundo lugar, luego del narcotráfico, superando el comercio de armas.


Limpieza submarina, un día para el mar

Por Agenda del Mar.

De la edición impresa (Edición 308)

Colombia, patria de tres mares, fue el nombre escogido para el pabellón de nuestro país en Expolisboa 98 haciendo referencia al Caribe y el Pacífico, y a ese inmenso río, el Amazonas y su cuenca, que se convierte en un mar en la época de lluvias, cubriendo la selva.


Dominar la naturaleza

Por Agenda del Mar. (www.agendadelmar.com)

De la edición impresa (Edición 306)

Llevamos más de dos siglos de adelantos tecnológicos, el hombre ha pisado la Luna y ha colocado vehículos en Marte, ha creado telescopios y sondas para estudiar los orígenes del Universo y ha construido un lugar para habitar en el espacio llamado Estación Espacial. Los avances tecnológicos han cambiado los modelos de vida, pero no podemos pensar que una buena parte de los más de seis mil millones de personas que pueblan la Tierra, vivan mejor. La pobreza sigue cobrando sus víctimas y el manejo ambiental sigue destruyendo la naturaleza, y los desastres naturales crecen y se multiplican.
La insensatez humana sigue creando armas e inventando guerras, sin preocuparse de que es el planeta Tierra lo primero que se debe comprender y cuidar en beneficio de todos.

Estamos rodeados de máquinas que consumen los recursos naturales, envenenan y calientan la Tierra. El segundo semestre de cada año se ha convertido en una época en que la naturaleza nos muestra su fuerza con los huracanes, tifones, tornados y le enseña a muchos países que el dinero y el poder que se incluyen en el calificativo de “desarrollados o de primer mundo” poco o nada pueden hacer para evitarlos, confirmando que el sueño de dominar la naturaleza no se va a conseguir, por lo menos en un futuro cercano.

Un inmenso despliegue informativo nos muestra en vivo y en directo la formación de los huracanes, su recorrido, la angustia y los preparativos de quienes están en las áreas por donde posiblemente pasará, la impotencia de los pobres y la facilidad con que los más adinerados simplemente cambian de lugar. Finalmente llega el desastre y seguimos viendo destrucción y muerte. Cuando todo termina cambian las imágenes, aparecen las autoridades, prometen y ordenan en medio del caos. La audiencia se sostiene con los actos heroicos, las ruinas, el deambular de los damnificados, la búsqueda de culpables, los muertos, los desaparecidos y todo aquello que hace parte de una historia que conocemos. Al final el desastre desaparece de los medios y se convierte en estadística.

En cada etapa del proceso aparecen las advertencias de los científicos y los amigos del medio ambiente; se habla del calentamiento global, de la deforestación, de los combustibles fósiles, de la capa de ozono.

Algo muy doloroso: aparecen los oportunistas, los mentirosos, los corruptos, todas las alimañas que se aprovechan de los desastres; hay escándalos y como siempre, lo único seguro será la llegada de más huracanes en 2006 y en todos los años futuros, sin dejar de pensar que la temporada termina a finales de octubre.

Algunos consideran el manejo de Estados Unidos frente a Katrina y Rita como un ejemplo que deben imitar los países subdesarrollados; sobre el tema quedan algunas dudas: “Fallas hondas salen a flote a medida que las investigaciones avanzan”. Jeffrey Sachs subraya una de las causas de los desastres: “La profunda desconexión entre el conocimiento científico y las decisiones políticas”. “El desdén gubernamental por los tratados que intentan frenar el calentamiento global constituye una actitud suicida”: El Tiempo, 24 de septiembre. Si vamos a imitar algo, busquemos entre lo bueno.


El invierno y la basura

Estamos en invierno, una época de lluvias, inundaciones y deslizamientos. Una temporada para pensar en cuántos desastres se causan por la basura y los escombros arrojados a las quebradas que impiden el normal movimiento del agua, la represan y producen avalanchas e inundaciones con su secuela de muerte y destrucción. A esto se agrega la que se bota a la calle que junto con las hojas de los árboles tapona rejas, sumideros y desagües, para convertirse con la lluvia en verdaderos ríos que arrasan lo que encuentran a su paso. Qué nos piden: 

  1. No tirar basura al suelo ni a las quebradas. 
  2. Sacar la basura máximo dos horas antes de que pase el carro. 
  3. Empacar la basura en bolsas adecuadas y amarrarlas para evitar que las esculquen y derramen.
  4. Dejar libres las canecas de los postes para que los transeúntes depositen sus basuras. 
  5. No utilizar la calle como baño público. 
  6. No dañar las canecas públicas de basuras. 
  7. Entregar el material reciclable al recuperador de la zona si lo está separando. 
  8. Recoger lo que hace mi mascota. 
  9. No tirar escombros en la vía pública. 
  10. Barrer mi local y recoger la basura.


Fechas especiales de octubre:

  • 12 Día internacional para la reducción de los desastres naturales, la raza y del árbol.
  • 16 Día de la alimentación.
  • 19 Día nacional de la guadua.
  • 31 Noche ecológica de los niños.




Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.